Conexion Ciudad | Perpetua para el hombre que entró a una comisaría con sus hijos y admitió matar a su pareja
39034
post-template-default,single,single-post,postid-39034,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Perpetua para el hombre que entró a una comisaría con sus hijos y admitió matar a su pareja

Perpetua para el hombre que entró a una comisaría con sus hijos y admitió matar a su pareja

En la últimas horas se conoció que la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional confirmó la condena a prisión perpetua de un hombre que tras cometer el femicidio de su concubina, estrangulada en 2016 en su casa del barrio porteño de Parque Patricios, se presentó ante la Policía junto a los dos hijos de la víctima y confesó haberla matado durante una discusión, informaron fuentes judiciales.

De esta forma la Sala II, integrada por los jueces Eugenio Sarrabayrouse, Horacio Días y Daniel Morin, confirmó la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 20 por el delito de “homicidio agravado por tratarse la víctima de una persona con la que mantuvo una relación de pareja” y rechazó la apelación de la defensa.

“Me mandé una macana, le pegué a mi mujer, no sé cómo está”, había dicho Oscar Genaro Bisignano de 56 años momentos antes de quedar detenido por el crimen de su pareja Erika Paola Yapichino de 38, con quien residía en una vivienda de dos plantas situada en la calle José C. Paz 3426  del barrio porteño de Parque Patricios en la comuna 4 al sur de la ciudad.

Además la Cámara de Casación convalidó el fallo de primera instancia en el que determinó que Bisignano “comprendía la criminalidad de los actos y podía dirigir al momento del hecho sus acciones”.

La crónica de los hechos señala que la investigación comenzó el 12 de septiembre de 2016, alrededor de las 8.50, cuando este hombre llegó a la excomisaría 32da. de la Policía Federal Argentina (PFA), ubicada en Caseros 2724 de Parque Patricios a bordo de una Renault Kangoo.

Bisignano descendió del vehículo junto a un niño y una niña y se dirigió hasta la guardia de la seccional, donde lo atendió el oficial de servicio, a quien le dijo: “Me mandé una macana”.

De acuerdo a la versión que dio el condenado, éste estaba en su domicilio cuando comenzó a discutir con Yapichino por cuestiones de pareja y que el entredicho adoptó un tono violento al punto que la tomó del cuello hasta que la mujer “dejó de moverse”.

La autopsia confirmó que la muerte fue provocada por “asfixia mecánica por compresión cervical – estrangulación manual”.

Las fuentes precisaron que el hombre dejó a la víctima en el interior de la casa y se dirigió directamente a la seccional junto a los dos hijos de la mujer para relatar lo ocurrido.

No hay comentários

El fórmulrio de comentários esta cerrado.