Conexion Ciudad | El Obrero de La Boca declarado de Interés Cultural
25784
post-template-default,single,single-post,postid-25784,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

El Obrero de La Boca declarado de Interés Cultural

El Obrero de La Boca declarado de Interés Cultural

Inaugurado en 1910, casi 100 años después le llega una justa distinción “el Obrero” fue reconocido como sitio de interés cultural del Ciudad de Buenos Aires, por la Legislatura porteña. Es un restaurant, parrilla, típico bodegón  porteño  es un clásico de la zona sur de la ciudad. Ubicado en Caffarena 64 del barrio de La Boca Sus paredes decoradas con tesoros del fútbol son un gran atractivo para los amantes del deporte. La cocina es una mezcla de la típica española (con pulpo y mariscos), con la italiana (pastas caseras) y la argentina, donde se destaca el asado sobre todo el resto, que también es delicioso. Se acompaña con ensaladas y papas fritas abundantes y de excelente calidad. Durante los primeros años fue despacho de bebidas y en 1954 dos hermanos asturianos lo reabrieron como restaurante. El proyecto  de declaración es de autoria de las legisladoras María Patricia Vischi y María Inés Gorbea  del bloque parlamentario SUMA+ y contempla la instalación de una placa alusiva. Las representantes afirman que “el Obrero de La Boca, se trata de un bodegón que tiene 63 años de vigencia, y  que fue convirtiéndose a lo largo de los años en unos de los restaurantes más destacados, relevantes y populares del Barrio de la Boca, al cual concurren numerosos comensales habitantes de nuestra ciudad como turistas de todas las nacionalidades”. Debido a su popularidad se ha convertido en punto obligado de los turistas y pasaron por sus mesas artistas y celebridades de todo el mundo de los más variados rubros, tales como Susan Sarandon, el líder de U2, Maradona y una legión de famosos, como Manu Chao, Robert Duvall y Francis Ford Coppola, Claudio Caniggia, Carlos Bianchi, Luciano Benetton, Gustavo Cerati y Soledad Silveyra.

 

No hay comentários

Publicar comentário